Muchas empresas predijeron que comenzarían a vender sus vehículos en uno o dos años, pero han tenido que retrasar sus planes una y otra vez. Tal y como están las cosas, los reguladores son la razón principal de que los coches se mantengan alejados de las carreteras y del cielo. Los vehículos han de pasar numerosas pruebas para demostrar que están listos para las carreteras y que son aptos para volar. Pueden pasar años hasta conseguir todos los certificados necesarios de aviación, tránsito y transporte. «Fabricar algo que funcione es diferente a fabricar algo que esté permitido», dice Robert Dingemanse, Director Ejecutivo de PAL-V, quien asegura que su vehículo de estilo girocóptero cumple todas las normas europeas y estadounidenses de tránsito terrestre y aéreo.

Lea más en https://insider.pro/es/article/30673/