16/07/2016.La idea del vehículo volador es tan antigua como el sueño del vuelo propulsado. John Brown, gerente de proyecto de Carplane, una empresa con sede en Múnich, cuenta que uno de los objetos que atesora es una imagen de 1885 que muestra a una persona en una bicicleta conectada a un globo. Los diseñadores de esto coches voladores han tenido que lidiar con exigencias a menudo conflictivas. El ancho de los automóviles, por ejemplo, está limitado por las regulaciones y por la necesidad de caber en los garajes, pero los aviones necesitan largas alas. La forma en que el peso se distribuye estructuralmente en los vehículos también se diferencia de la forma en que lo hace en los aviones.

Estas diferencias han hecho que algunos prototipos se vean como coches que vuelan y que otros parezcan más aviones que pueden conducirse por una carretera. Si bien los enfoques de diseño son diferentes, los objetivos siguen siendo los mismos: construir vehículos que puedan operar de forma segura tanto en la tierra como en el cielo.

http://www.expansion.com/empresas/motor/2016/07/16/5784b4c1e2704eb11f8b4580.html